funeraria zaragoza

Te escuchamos
976 255 500

¿Qué es la cremación y cómo funciona?

¿Qué es cremación? Cuando fallece un familiar o un ser querido, sus allegados deben decidir cuál va a ser la manera en la que se despedirán del cuerpo, ya sea por el rito tradicional o por cualquiera del resto de variantes existentes en el mercado funerario actual.

A menudo, tantos distintos procesos funerarios tras el fallecimiento de un familiar nos hacen dudar respecto a cuál será el elegido, pero en este artículo te explicamos todo sobre qué es cremación, cómo es una cremación y qué ventajas tiene sobre el resto de servicios funerarios para que puedas escoger el proceso que mejor se adapte a tus necesidades personales y económicas para despedir a esa persona y atravesar el luto y el duelo.

¿Qué es cremación?

La cremación e incineración, dos procesos funerarios con el mismo significado, son una práctica tradicional funeraria que proviene de la antigua Grecia y que se ha extendido hasta la actualidad, convirtiéndose en uno de los procesos funerarios tras la muerte más conocidos y escogidos por la población en general, ya que cuenta con numerosas ventajas y con mínimos inconvenientes.

Pero, ¿qué es cremación? La cremación consiste en la reducción del cuerpo de una persona fallecida a cenizas tras su muerte. Este proceso se lleva a cabo en lugares especializados, cumpliendo todas las medidas higiénico-sanitarias y respetando por completo los requerimientos y necesidades de los familiares y allegados del fallecido.

temperatura crematorio

¿Cómo funciona la cremación?

Una vez explicado qué es la cremación, explicaremos cómo funciona todo el proceso desde que la persona fallece hasta que finaliza el servicio funerario.

Cuando una persona fallece y sus familiares deciden que la mejor manera de despedirse es cremar el cadáver, la funeraria deberá recoger el cuerpo y trasladarlo a sus instalaciones, en concreto al horno crematorio.

El horno crematorio es el lugar donde se disponen los restos de un fallecido para ser cremados, pudiendo alcanzar temperaturas de hasta 1000ºC. Al igual que ocurre en el caso de las inhumaciones, para poder llevar a cabo la cremación será necesario contar con la correspondiente licencia de enterramiento.

Una vez los restos del difunto han atravesado todo el proceso de cremación, se recogen sus cenizas para tratarlas y homogeneizarlas, para posteriormente ser introducidas en una urna y ser entregadas a la familia del fallecido.

Será en ese momento cuando la familia tendrá que comunicar a los servicios funerarios cuál es su intención con las cenizas. Existen numerosas maneras de utilizar las cenizas una vez ha pasado este proceso crematorio, como convertirlas en una joya, disponerlas en un columbario, esparcirlas en algún lugar indicado por el fallecido antes de morir o incluso enterrarlas. Si la familia no se hace cargo de las cenizas, estas son depositadas en un cenicero común

¿Cuánto dura una cremación?

Para continuar este post acerca de qué es cremación y cómo funciona la cremación, explicaremos cuánto dura una cremación en caso de que no se produzca ningún inconveniente ni haya algún tipo de problema legal o impedimento.

Debes saber que, previamente a todo el proceso de cremación, todas las joyas y pertenencias del difunto se entregan a los familiares para no ser incineradas junto a él y para no entorpecer la tarea crematoria llevada a cabo por los especialistas funerarios.

En primer lugar, se introduce el cuerpo en el horno crematorio y se dispone allí por algo más de dos horas de media. Evidentemente, la cremación tendrá una duración variable dependiendo de las características y dimensiones del cuerpo fallecido a cremar.

Una vez el cuerpo ha sido reducido a cenizas, se realiza un enfriamiento de estas y un tratamiento con esferas metálicas que reducen las cenizas a polvo, homogeneizándolas y dejándolas listas para su disposición en una urna.

El proceso crematorio en sí tiene una duración de algo más de dos horas que, junto al enfriamiento de las cenizas y la disposición en una urna, hacen que el proceso se alargue entre 3 y 4 horas.

diferencia entre cremación e incineración

Ventajas de la cremación de un cuerpo

Proseguimos este artículo explicativo de qué es cremación y cómo funciona explicando las ventajas que tiene la cremación de un cuerpo frente a otros procesos post-mortem.

Rapidez

Como primera ventaja encontramos la rapidez. Mientras que un servicio funerario realizado por el estilo tradicional con velatorio, misa, entierro e inhumación puede llegar a tardar varios días, una cremación simplemente requerirá atravesar todo el proceso de despedida en un velatorio y la posterior cremación del cuerpo.

Además, las cenizas se entregan a la familia pocas horas después de realizarse el servicio que es cremación, tras una adecuada identificación de los restos, la firma de recogida y la comunicación de la intención de uso de las cenizas del fallecido por parte de los familiares.

No supone un impacto económico grande

Quizás es esta la mayor ventaja de la cremación, haciendo que sea escogida por casi la mitad de familiares de los difuntos en España una vez fallecen.

El precio de una inhumación es algo elevado teniendo en cuenta la cantidad de actos que en ella se disponen y realizan. Mientras tanto, la cremación es un proceso económico, ya que no implica demasiado trabajo aparte del horno crematorio y la disposición de las cenizas en una urna.

Inhumación o cremación, ¿qué es mejor?

Como hemos explicado en este artículo en el que definimos qué es cremación de un cuerpo, cómo funciona la cremación y todo a su alrededor, este es un proceso mediante el cual se reduce un cuerpo humano a cenizas tras introducirlo en un horno crematorio a altas temperaturas.

Por otro lado, la inhumación supone enterrar el cadáver de un fallecido dispuesto en un ataúd en un lugar especialmente preparado para ello como un cementerio o un nicho. No debe confundirse con la exhumación, que es el acto contrario: desenterrar los restos de una persona fallecida por diferentes causas.

Si lo que buscas es un proceso sencillo, rápido y que no dé lugar a inconvenientes, entonces deberás elegir la cremación ya que es la opción más fácil y que la mayoría de personas suele elegir.

En cambio, si lo que buscas es un proceso emotivo y bonito con el que posteriormente poder homenajear al difunto, la inhumación o entierro es la práctica que deberías escoger.